Trombosis Venosa

Publicidad

La Trombosis en las Venas

Trombosis Venosa

Trombosis venosa: la formación de un coágulo sanguíneo (trombo) que obstruye una vena se denomina flebotrombosis o, más comúnmente trombosis venosa. Cuando esta situación se acompaña de inflamación de la vena en cuestión, la denominaremos tromboflebitis.

La trombosis venosa puede deberse a varios factores, como ser una herida de la pared venosa a causa de un golpe o traumatismo, infección o alguna forma de alteración de nuestro sistema de defensa, con la consiguiente reacción corporal e inflamación venosa.

A veces la trombosis venosa se debe a la combinación de un aumento de la coagulabilidad en la sangre y lentitud de la circulación sanguínea normal.

El uso de hormonas, especialmente los estrógenos (anticonceptivos orales), predispone a la aparición de trombos venosos.

Los síntomas varían según se trate de una vena superficial o una profunda. El tipo más común de trombosis venosa es el de las venas superficiales.

Muchas veces la inflamación de la pierna que se manifiesta por aumento del diámetro, aumento de la sensibilidad local, dilatación de una vena y enrojecimiento e hinchazón de la piel adyacente.

La trombosis de vena profunda se manifiesta por hinchazón de tobillos, pantorrilla que duele cuando se la toca y molestias cuando se fuerza el pié hacia arriba.

Las trombosis que aparecen en otras venas que no sean las de las piernas, son a veces difíciles de descubrir, y es posible que  el diagnóstico requiera el uso de técnicas especiales como el ultrasonido o los rayos X (venografía).

La complicación más grave de esta enfermedad es el desprendimiento de un fragmento del coágulo que se encuentra en la pared venosa, el cual viaja por la circulación general pudiendo llegar a obstruir la circulación en otro sector del organismo (embolia).

La trombosis de una vena profunda suele producir a largo plazo la degeneración de las válvulas de la vena afectada, y originar alteraciones en la circulación de la sangre por esa vena y en la piel del sector.

Las trombosis de las venas superficiales muy raramente generan complicaciones graves.

Si se diagnostica la presencia de una trombosis venosa profunda es necesario hospitalizar al paciente y ponerlo en reposo con medicamentos que favorezcan que la sangre y los coágulos se licúen. Generalmente este tipo de tratamiento lo continúan luego en su domicilio durante varios meses.

No todas las personas tienen la misma predisposición a sufrir una trombosis venosa. El riesgo es mayor en los ancianos, los diabéticos, los que sufren enfermedades de la sangre, enfermedades oncológicas, las mujeres que toman anticonceptivos, etc.

Algunos tipos de cirugías favorecen la posterior aparición de trombosis en las venas, por lo cual muchas veces es necesario realizar un tratamiento previo como profilaxis antes de la operación.

El peligro real de esta enfermedad reside en las embolias.

Cuando el coágulo o parte del mismo se desprende puede impactar en distintos sectores.

El tromboembolismo pulmonar (TEP) resulta de la obstrucción de las venas pulmonares por el coágulo desprendido que generalmente proviene de una trombosis de una vena profunda de la pierna.

 

Artículo: Trombosis Venosa

http://consultasmedicas.com/trombosis-venosa/

Equipo de Consultas Médicas

 

 

 

Publicidad

Incoming search terms:

  • foto de pene venosos
  • tromboflebitis en la pierna