Fiebre Reumática

Publicidad

Polimialgia Reumática

 

Fiebre Reumática

 

Son sinónimos de Fiebre Reumática: reumatismo poliarticular agudo, enfermedad reumática, infección reumática, reumatismo de la infancia.

Esta severa enfermedad comienza en la niñez o en la adolescencia como una infección respiratoria alta o una faringitis: en un principio se produce la llegada de una bacteria que nos produce una infección. Nuestro organismo genera anticuerpos contra esa bacteria que además actúan en contra de otros sectores del propio organismo.

La fiebre reumática es una enfermedad con tendencia a la cronicidad y ataca con predilección al corazón y a las articulaciones.

Produce fiebre importante, y una inflamación de las articulaciones grandes codos, rodillas, caderas, etc.

Aparecen nódulos en la piel cercana a las articulaciones y en el cuero cabelludo.

Ataca el músculo cardíaco, y con predilección las válvulas del corazón ocasionando soplos e insuficiencia cardíaca.

A veces la fiebre reumática compromete el cerebro, y el paciente sufre una incoordinación de los movimientos y alteración en la fuerza muscular.

Además puede existir pérdida de peso, náuseas y vómitos, sangre en la orina, dolor de articulaciones, taquicardia.

Hay una serie de datos del análisis de sangre y del electrocardiograma que son muy importantes para el diagnóstico.

El factor a tener en cuenta es su inicio en la infancia, y ese es el momento adecuado para el diagnóstico seguro y precoz, y el comienzo del tratamiento antibiótico.

El tratamiento de la fiebre reumática debe ser prolongado por varios años ya que una vez que se instala la fiebre reumática es factible detenerla con los antibióticos, pero si los suspendemos cuando parece que está curada, a los meses o años vuelven a aparecer los síntomas de esta enfermedad.

Ésta es una de las características del reumatismo de la infancia. Por lo tanto el tratamiento debe durar, luego de que aparezcan los síntomas, por lo menos seis o siete años.

Este es el único mecanismo de prevención frente a las complicaciones, y a las reagudizaciones de la enfermedad.

El mayor peligro de la fiebre reumática es la afección cardíaca.

Afecta con mayor predilección las válvulas del corazón, es decir las puertas que controlan la entrada y la salida de sangre de los distintos sectores cardíacos.

Igual que con las articulaciones, las válvulas cardíacas se inflaman, y funcionan mal, permiten que las aurículas o los ventrículos se llenen de sangre más de lo que deben, con lo que la sangre se estanca en el corazón, y pasa a los pulmones produciendo dificultad para respirar.

La insuficiencia cardíaca en jóvenes, severa o no, es algo de por sí serio, ya que a la larga limita su capacidad funcional, y no puede realizar tareas de la vida cotidiana, o no puede realizar deportes, lo aísla y limita.

En caso de no llegar a padecer insuficiencia cardíaca porque, se trató la enfermedad desde un principio, se debe chequear anualmente la función de las válvulas cardíacas, dado que si padeció fiebre reumática las válvulas pueden haber sido agredidas levemente y manifestar el deterioro en la edad adulta cuando el volumen de sangre circulante es mayor.

 

Artículo: Fiebre reumática

http://consultasmedicas.com/fiebre-reumatica/

Equipo de Consultas Médicas

 

 

 

 

Publicidad

Post Tagged with